Consejos para iniciar un entrenamiento para una carrera.

1º) Estar en forma para correr y no correr para estar en forma.

Es básico, antes de calzarnos unas zapatillas y salir a entrenar corriendo asegurarnos de que tenemos el nivel mínimo de condición física para evitar lesiones. Es por esto que es muy importante que hagamos un trabajo de fuerza general previo.

2º) Realizar entrenamientos de manera progresiva.

El volumen de kilómetros semanales debe ir creciendo de menos a más, evitando entrenamientos muy largos al principio que nos puedan producir sobrecargas musculares y articulares.

3º) Ajustar la intensidad de los entrenamientos.

Es necesario que nuestros entrenamientos iniciales no sean extenuantes, debemos controlar nuestro ritmo de carrera para que sea constante y mantenido, para así poder tener una base sólida con la que poder trabajar posteriormente. Para eso es importante trabajar por pulsaciones y no por ritmos de velocidad de carrera.

4º) El descanso es parte del entrenamiento.

Si eres principiante en este tipo de carreras, deja al menos un día de descanso entre un entrenamiento y otro, esto hará que puedas rendir mejor en la próxima salida.

5º) Trabaja el rango de movimiento y movilidad.

Si solo entrenas corriendo y omites otros ejercicios como la flexibilidad, podrá dar pie a futuras lesiones o sobrecargas que te impedirán disfrutar de tus entrenamientos y de la carrera. Lo ideal es que hagas movilidad antes del entrenamiento y flexibilidad después del mismo.